martes, 27 de agosto de 2013

San Agustín

Señor, estabas conmigo,

pero yo de mi mismo estaba fuera

Y por fuera te buscaba...

Estabas conmigo, pero yo no estaba contigo.
Me mantenían alejado aquellas cosas que,

si en ti no fuesen, no existirían.

Pero me llamaste, gritaste, derrumbaste mi sordera.
Brillaste, resplandeciste, ahuyentaste mi ceguera.
Derramaste tu fragancia, la respiré y suspiro por ti.
Gusté, tuve hambre y sed.
Me tocaste y ardo en deseos de tu paz.




Que yo te conozca, Dios mío,

de modo que te ame y no te pierda.
Que me conozca a mi mismo,
de tal manera que me desapegue



de mis intereses y no me busque vanamente en cosa alguna.

Que yo te ame, Dios mío, riqueza de mi alma,
de modo que esté siempre contigo.
Que muera a mi mismo y renazca en ti.
Que sólo tú seas mi verdadera vida
y mi salud perfecta para siempre. Amén

San Agustín. Confesiones X

2º Encuentro de Espiritualidad

4 de noviembre 2012
Canto:
En el encuentro anterior la invitación fue a beber de la fuente carismática de la Hermanas Auxiliares recibida de P. Rodolfo Carboni y Lucia Gil Elizalde:
Por eso al lado de la Fuente están estas dos personas que un momento histórico de sus vidas supieron escuchar al Espíritu y se largaron tras Jesús sin saber a dónde Jesús los llevaba…
En ese irse dejando llevar con Jesús, escuchando su Palabra, intimando con él fueron identificándose con el rostro de Jesús Sacerdote.
Jn 17, 11-19.

En aquel tiempo, Jesús, levantando los ojos al cielo, oró, diciendo: «Padre santo, guárdalos en tu nombre, a los que me has dado, para que sean uno, como nosotros.
Cuando estaba con ellos, yo guardaba en tu nombre a los que me diste, y los custodiaba, y ninguno se perdió, sino el hijo de la perdición, para que se cumpliera la Escritura.
Ahora voy a ti, y digo esto en el mundo para que ellos mismos tengan mi alegría cumplida.
Yo les he dado tu palabra, y el mundo los ha odiado porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.
No ruego que los retires del mundo, sino que los guardes del mal.
No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Conságralos en la verdad; tu palabra es verdad.
Como tú me enviaste al mundo, así los envío yo también al mundo.
Y por ellos me consagro yo, para que también se consagren ellos en la verdad.»

La invitación de esta tarde es a Mirar a Jesús Sacerdote: pág. 7 y 8 de la Espiritualidad sacerdotal.
Vamos  a leer de a dos estos aspectos de Jesús sacerdote y qué me dicen a mi como laico que participo de una comunidad cristiana.

Ser presencia
Ser presencia, Señor,

es hablar de Tí sin nombrarte;
callar cuando es preciso que el gesto reemplace la palabra.
Ser luz que ilumina el lenguaje del silencio
y voz, que surgiendo de la vida, no habla.
Es decirle a los demás que estamos cerca,
aunque sea grande la distancia que separa.
Es intuir la esperanza de los otros y simplemente, llenarla.
Es sufrir con el que sufre y desde dentro, mostrarle que Dios
cura nuestras llagas.
Es reír con el que ríe y alegrarse del gozo del hermano porque ama.
Es gritar con la fuerza del Espíritu
la verdad que desde Dios siempre nos salva.
Es vivir expuestos y sin armas, confiando ciegamente en tu Palabra.
Es llevar el “desierto” a los hermanos,
compartir tu Misterio y decirles que los amas.
Es saber escuchar tu lenguaje en silencio.
Y “ver” por ellos cuando la fe pareciera que se apaga.
“Ser presencia”, Señor, es saber esperar tu tiempo
sin apresuramientos y con calma.
Es dar serenidad con una paz muy honda.
Es vivir la tensión del desconcierto
en una Iglesia que, porque crece, cambia.
Es abrirse a los “signos de los tiempos”
manteniéndose fiel a tu Palabra.
Es, en fin, Señor, ser caminante
en el camino poblado de hermanos,
gritando en silencio que estas vivo
y que nos tienes tomados de la mano




Cardenal Eduardo Pironio

Espiritualidad Sacerdotal y Mariana en la Comunidad de Goya. setiembre 2012


 Preparar una fuente con agua y varios vasos: un mate y las fotos de Lucia y Rodolfo. El icono de la Samaritana. Comenzar con el canto:  Fiesta del Alma
 Vengo de ese territorio de agua, 

Donde el sol y la esperanza 
Hacen nido en la canción, 
Ésa que mi gente siempre canta, 
Es mi norte y nuestra casa y 
Es el cauce del amor. 
Traigo la alegría de mi pueblo, 
Sus dolores y sus sueños 
En el grito de mi voz, 
Grito que es amante y peregrino 
Como labran los caminos, 
Pura llama y corazón. 
Somos la canción que amamos tanto, 
ésa que nos vuelve hermanos 
y nos llena el corazón, 
ésa que es tan clara como el pueblo, 
es futuro y es recuerdo 
y es bandera del amor. 
Fuimos caminando hasta el encuentro, 
Nos unía el mismo sueño, 
Siempre la misma canción. 
Todo desde entonces fue una fiesta 
De ilusiones y certezas 
Que vivimos vos y yo. 
Gracias por estar como has estado, 
Compartiendo mana o mano 
Lluvia, viento, piedra y sol. 
Pase lo que pase 
Iremos juntos, el camino es sólo uno 
Y este canto es de los dos 
Juntos encendimos las guitarras, 
Fuimos copla enamorada, 
Que ya nunca morirá. 
Vamos a poner de fiesta el alma, 
Que es hermoso lo que falta 
Todavía por andar. 

Introducción: la invitación como dice la canción es a poner de fiesta el alma. Venimos con:
  • Alegría, sueños, dolores, compartiendo una misma canción.
  • Estamos de fiesta porque compartimos ilusiones y certezas.
  • Hemos compartido mano a mano con todas las hnas que han pasado unos más que otros,
  • Encendimos esperanza, música , coplas.
  • Y la invitación es a poner de fiesta el alma porque es hermoso y falta mucho por andar.
  • Y a esa fiesta queremos hacerla más fiesta, con más sentido, con más fuerza, con mayor dinamismo.
2- Invitarlos a contemplar la Fuente que está en la mesa y los vasos que están allí.

  • Qué me  dice, de qué me habla esta fuente?
  •  A qué me invitan esos vasos?
Nosotros las hermanas como la Samaritana encontramos en Jesús al agua viva . Lo descubrimos sentado en nuestro pozo, lo escuchamos  y descubrimos que  nos invitaba a descubrir en nosotros nuestro propio manantial. Y comenzamos a seguirlo… y en el camino nos encontramos con la EXPERIENCIA del PADRE RODOLFO Y DE LUCIA  que nos hablaban de Jesús pero haciendo evidente unas características especiales de Jesús y fuimos  percibiendo  que era el ROSTRO DE JESÚS  SACERDOTE.

Lectura del texto bíblico: Juan 17, 6- 9. 17-20
-Qué  me dice este texto de Jesús
-Cómo es su oración al Padre
- Qué le pide al Padre.
 Canto: Coincidir
Soy vecino de este mundo, por un rato, 

y hoy coincide que también tu estás aquí, 
coincidencias tan extrañas, de la vida. 

Tantos siglos, tantos mundos,tanto espacio, 
y coincidir. 

Si navego con la mente en los espacios, 
o si quiero a mis ancestros retornar, 
agobiado, me detengo y no imagino. 

Tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio, 
y coincidir. 

Si en la noche, me entretengo en las estrellas, 
y capturo la que empieza a florecer, 
la sostengo entre las manos, más me alarma. 

Tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio, 
y coincidir. 

Si la vida se sostiene, un instante, 
y un instante es el momento de existir, 
si tu vida es otro instante, no comprendo. 

Tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio, 
y coincidir.


Cada congregación, tiene un carisma, un don, una fuerza y pone de manifiesto un aspecto de la persona de Jesús: Las Hnas que compartimos con Uds  la vida, que somos vecinas, que animamos la comunidad, la misión nos alimentamos de la Palabra de Dios y contemplamos en esa Palabra a Jesús como Sacerdote.
El sacerdocio de Jesús del cual participamos desde nuestro bautismo donde fuimos constituidos: profetas, sacerdotes y reyes. Ustedes lo son desde ese día.
Vivir el sacerdocio bautismal es vivir:          

  • un gran apasionamiento por el Padre
  • Una pasión por la humanidad
  •  Convive con los dolores y desgarrones de los hombres y mujeres.
  • Vive y desea ardientemente comunicar el Amor de Dios por la humanidad.
  • Pasión por el Reino: busca la mediación ( es puente) entre Dios y los hombres, busca la reconciliación, cura sutura heridas, pone la paz , unidad y es intermediario.
  •  Vive la ternura, la compasión y la misericordia.
  • Tiene su corazón inclinado en el Padre Dios y desde allí se inclina, se derrama, se entrega ante cada miseria humana.
  •  No quiere que nada se pierda, que todo sea recogido, que nada de lo humano le sea ajeno.

3- Nuestra Propuesta y el sentido de esta invitación es a: BEBER DE ESTA FUENTE, DE ESTE MANANTIAL CARISMÁTICO.

  • Se entrega fotocopia de pag 4 y 5 de "Con Corazón sacerdotal":
  • Este beber de esta FUENTE: nos invita a vivir un GRAN AMOR A JESÚS Y SU IGLESIA.
  • A seguir viviendo lo cotidiano lo de todos los días que ustedes hacen desde la fe.
  •  Hacer presente el Reino y sus valores en sus familias, trabajo, barrio, comunidad haciendo presente las actitudes sacerdotales de Jesús.
  • Trabajar por la justicia desde el amor para con todos los hombres y mujeres.
  •  Hacer de la propia historia, mi historia de Salvación.
  • Ser puentes, intermediarios, apasionados por la paz y la justicia.
  • Buscando que nada se pierda como lo pide Jesús en su oración sacerdotal.
  • Ser constructores de comunión entre todos. Privilegiando a los más pobres.
  • Vivir la ternura, la misericordia abriendo el corazón a todos y a todas.
  • Ser hombres, y mujeres de oración, con capacidad de ofrenda, de entrega, de disponibilidad.
  •  Hombres y mujeres que hacen de su corazón y hogar un lugar de culto a Dios donde interceden, median por la humanidad y por los que están junto a ustedes.
Esto es lo que las hnas Auxiliares intentamos vivir y hacer presente en la comunidad. Este es nuestro Jesús, que nos impulsa y motiva a estar en medio de ustedes y en muchos lugares de nuestra patria, Chile y África. Así estamos en la Iglesia.

Los invitamos a beber de este Manantial….

La propuesta es encontrarnos una vez al mes a rezar y conocer este Rostro de Jesús sacerdote que nos muestran el P. Rodolfo y Lucía. Y este rostro de Jesús sacerdote también lo acompañamos con la figura de María como lo estuvo desde el momento de la anunciación hasta el acompañamiento de las primeras comunidades.

Canto final:

domingo, 25 de agosto de 2013

1er Domingo de Cuaresma
Ciclo C
“Te ofrezco… te ofrecemos”

P       Después de haber reflexionado acerca de nuestro propio DESIERTO, al cual Jesús nos invita a entrar en esta Cuaresma (1ª actividad, con video de "Matt Maher: 40 days"), y
P       de reconocer nuestras TENTACIONES, dejando que Dios nos muestre qué es lo esencial en nuestra vida, tomando conciencia de que no sólo necesitamos el “pan material” para vivir (2ª actividad);
P       queremos acercarnos a la lectura propuesta para este Domingo. Se trata de la 1ª lectura.

MOTIVACIÓN: los chicos deben reconocer personas/personajes famosos y tomar uno que les llame la atención En plenario compartimos cuál elegimos y cuál es el aporte que ofrece esa persona/personaje al mundo, a su familia, a la sociedad, etc.

ILUMINACIÓN: proclamamos en voz alta Deuteronomio 26,1-2. 4-10 y lo comentamos brevemente para contextualizarlo.
Desde antiguo, la gente se pone al servicio de otros, podemos decir que “ofrece” algo. El pueblo de Israel ofreció su primera cosecha a Dios, como agradecimiento. Los personajes que elegimos también hacen, a su manera, su “ofrenda”: sus talentos, su experiencia, etc. Tal vez por cariño, por la necesidad de trabajar, por altruismo, etc.

P       Ahora, podemos mirar nuestro entorno más cercano: entre la gente que conocemos ¿a quiénes admiramos por la forma en que se dan, sirven, ayudan, se “ofrecen” a los demás?
(Lo compartimos en grupos pequeños)

Otro pasito más…
PERSONALMENTE: El pueblo de Israel le ofreció a Dios las primicias de su trabajo como agradecimiento por haberlo liberado. Ayer por la tarde reflexionamos acerca de la libertad en la que nos invita a vivir Jesús: desprendidos de “tentaciones” o necesidades que a veces se nos impone sutilmente.
Vamos a tomarnos un momento personal para pensar: ¿Qué quiero agradecerle a Dios? ¿Qué le puedo/quiero ofrecer?

EN GRUPO: armamos un signo (con los elementos de la naturaleza) que simbolice lo que le queremos ofrecer a Dios. Lo presentaremos en la Misa.
Cuando todos tienen el símbolo (conviene que uno o más integrantes lo presente-explique en la Misa), nos reunimos en plenario. Recordamos que ese signo nos representa a nosotros. Así como el pan y el vino se transforman en Cuerpo y Sangre de Jesús, así, nos ofrecemos nosotros y Dios recibe nuestra vida para seguir transformándola.
Podemos cantar: “Esto que soy, eso te doy”

Mis talentos

Marcá con una  x  las habilidades, capacidades, es decir, los dones que creé que tenés
(porque te das cuenta o porque te lo dijeron), aunque no lo notes tan seguido…

SOY VALIENTE porque…
     No me escondo ante algún problema o ante el dolor, o no huyo de situaciones difíciles;
     No me achico cuando tengo que decir que no estoy de acuerdo con algo (y lo digo bien!);
     Me animo a defender mis valores, lo que creo correcto;
     Me animo a defender a la gente que quiero.
TENGO BONDAD porque…
     Disfruto haciendo el bien (aunque sea pocas veces);
     Me animo a dar otra oportunidad a alguien que me falló;
     Cuando creo que vale la pena, estoy dispuesto/a a dejar mis gustos,  mi tiempo, mis cosas por otros.
     Pongo buena onda en los grupos de los que participo.
     Tengo sensibilidad para cuidar a los animales y las plantas.
     Sé dar buenos consejos;
     Estoy dispuesto/a a hacer favores cuando me lo piden;
     Cuando no me lo piden, estoy atento/a para dar una mano.

VIVO LA JUSTICIA porque…
     Presto atención o tengo en cuenta los intereses, lo que el grupo quiere;
     Tengo un buen liderazgo;
     Soy responsable (respondo) cuando se me confía algo.
     No critico ni dejo mal a otros en público;

TENGO AMOR porque…
     Me dejo amar y cuidar por otros (padres, profes, etc);
     Sé guardar secretos;
     Sé cuidarme a mí mismo/a y a otros/otras;
     Porque me gusta ayudar a los que más necesitan (aunque no los conozca)
     Acepto a las personas como son

SOY HUMILDE porque…
     Prefiero que mis logros hablen por mí mismo/a, sin buscar ser el centro de atención;
     Sé disfrutar de mis dones, los reconozco!
     Reconozco los valores de otros/otras;
     Acepto, escucho cuando alguien me corrige.

ME DEJO LLEVAR POR EL ESPÍRITU porque…
      Tengo Fe y Esperanza;
      Sé perdonar y busco vivir la paz con otros/otras;
      Tengo sentido del humor;
      Tengo entusiasmo y ganas de vivir;
      Me gusta comunicarme con Dios;
      Aprecio la Naturaleza (cuido el agua, la limpieza de los lugares que frecuento,
      busco no usar elementos contaminantes, etc.);
      Soy agradecido/a con las personas;
      Disfruto de la belleza de todo.

SOY MULTIFACÉTICO/A…. porque
      Sé bailar
      Me gusta hacer deportes
      Sé cocinar
      Tengo ganas de aprender cosas nuevas
      Tengo facilidad para “levantarme” cuando me “caigo” (me equivoco, me va mal con algo, etc.)

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------



Roque González

Misionero de los Indios
Roque eligió dejar la riqueza de su familia, para vivir entre los pobres y anunciarles el amor de Jesús. Quiso vivir especialmente entre los indios.
Ayudale a llegar a ellos, pintando el camino correcto de color “ROJO”, como el corazón de Roque.
Amiguito de los indios de la raza guaraní,
anunciando el Evangelio, los amaste hasta morir.
Caminaste por la tierra repartiendo con amor,
el mensaje que María en Belén nos regaló.
(extracto de la Cantata a los Santitos latinoamericanos)

Cura Brochero


Cura BROCHERO
Amor a los pobres

José Gabriel del Rosario Brochero (así se llamaba nuestro amigo santo), más conocido como “el Cura Gaucho”, ayudó a los vecinos cordobeses a hacer buenos caminos, mejorar sus vivendas; y también hizo una Casa especial (de Retiro), para que la gente vaya allí y se encuentre con Jesús. Siempre viajaba a lomo de su mula “Malacara”.
Pintando “ROJO” el camino correcto, ayudale a llegar a esa Casa más rápido…
(porque parece que él se entretenía mateando con algún paisano, o jugando con algún chico que encontraba en el camino, o disfrutando la belleza de la Creación, alabando a Dios y rezando el Rosario… mientras caminaba)

Podés dibujarte a vos, esperándolo para entrar juntos a la Casa de Dios


De lejos vengo a verte,

Cura Brochero

Te busca por las sierras
 TODO MI PUEBLO.
Tu vida y tu mensaje
 cargado de silencio
por sierras cordobesas
sembraron tu misterio.
DE LEJOS VOY BUSCANDO
TODOS TUS SUEÑOS.

A lomo de mula
los soles de los cerros
fundieron en tu alma
tu amor y anhelo.

El pobre anda buscando
 tus gestos de consuelo,
y en vos encuentra aliento
y sendas de progreso.
(extracto de la Cantata a los Santitos latinoamericanos)

sábado, 24 de agosto de 2013

Nuestra Señora del Perpetuo Socorro

Santísima Virgen María, 
esta Obra es una Obra tuya,
no puedes dejarla.
Atiende las necesidades de ella, 
de cada una de las hermanas;
debes mirarla con mucho amor.
Cobija y protege bajo tu Manto 
a ésta, tu Obra.
Extiende sobre Ella tu bendición
Oh, Madre piadosa, 
Madre de las Auxiliares Parroquiales.

(Oración legada por el Padre Rodolfo a la Congregación)

Oración por la santificación de los sacerdotes



 Oh, Jesús, Pontífice Eterno, 
Tú que en un impulso de incomparable amor a los hombres 
hiciste brotar de tu Corazón 
el Sacerdocio cristiano, 
dígnate continuar derramando sobre nuestros ministros 
los tesoros vivificantes de tu Amor infinito.
Vive en tus sacerdotes, transfórmalos en Ti 
hazlos instrumentos de tu misericordia. 
Obra en ellos y por ellos; 
y, después de haberse revestido de Ti, 
por la fiel imitación de tus virtudes, 
cumplan en tu Nombre y por el poder de tu espíritu 
la Obra que realizaste Tú mismo 
para la salvación del mundo.


Vuelve, Señor, a nosotros por tus sacerdotes; 

revive verdaderamente en ellos, 
obra por ellos 
y pasa de nuevo por el mundo 
enseñando, perdonando, consolando, 
sacrificando y renovando los lazos del amor, 
entre el corazón de Dios 
y el corazón del hombre. 
Amén 

(Oración propuesta por el Padre Rodolfo a las APSM)