miércoles, 16 de enero de 2019

La masculinidad de Jesús

Por Hugo Cáceres Guinet (Lima, Perú)

9. En sus parábolas Jesús reflejó una intención de inclusividad de lo masculino y femenino, y desconcertantes características de Dios, como en el padre del hijo pródigo o en hombres como el buen samaritano, que realizan tareas femeninas. Al narrar la parábola del pastor que encuentra una oveja perdida, Jesús agrega que tiene la misma alegría que la mujer que encuentra la moneda (Lc 15,1-10); los cristianos deben ser como los lirios del campo, que no hilan ni tejen, y como las aves, que ni siembran ni cosechan ni almacenan en graneros (Mt 6,25-32).
10. El galileo desatendió los títulos patriarcales de rabí, maestro, padre (Mt 23,7-10), los más elogiosos que una sociedad patriarcal podía otorgar.
11. Indicó el final del poder patriarcal al lavar los pies a sus discípulos e invitarlos a practicar lo mismo, una tarea de mujeres a sus esposos o padres, o de esclavas a sus siervos (Jn 13,1-20).
12. Trazó una subversión contra el orden de género establecido en su invitación de acoger a los niños y apreciar a los eunucos como imagen de los que se aproximan al Reino (Mt 19,12). El eunuco fue visto como un ser que trastocaba el orden social y su misteriosa presencia debió confundir los estereotipos de género en las primeras décadas del cristianismo (Hch 8,26-40).
13. Jesús se mantuvo más cercano a la rica variedad de emociones de la Biblia Hebrea que al comportamiento de los filósofos griegos estoicos. Exteriorizó abiertamente un amplio rango de alteración de sus sentimientos: se maravilló de la fe del centurión (Mt 8,10); lloró ante la muerte de Lázaro (Jn 11,35),
alabó a Dios con el corazón henchido de emoción (Lc 10,21); gimió ante la desgracia colectiva (Lc 19,41); suspiró (Mc 7,34); se encolerizó al nivel de la expresión física (Mc 11,15 y par); y miró con cólera (Mc 3,5); pidió apoyo emocional (Mc 14,34). Sus acciones de misericordia respondieron al sufrimiento humano. Sus parábolas demostraron interés por las emociones humanas.
14. Propuso el fin del código de honor dependiente de la clase social: Quien quiera ser grande estre ustedes, que sea el servidor de ustedes (Mc 10,43), haciendo tambalear el pilar que soportaba los principios de honor-vergüenza de la masculinidad hegemónica.
15. El varón Jesús no se dejó llevar por estándares estrictos y rígidos en las relaciones interpersonales para mantenerse célibe, más bien demostró una sana masculinidad en su trato con las mujeres.
16. En lugar de tratar a sus compañeros en un modelo de dominación y sumisión, los animó a seguirlo en un modelo en el que la carag es ligera, y les dijo que vinieran hacia él y encontrarían reposo (Mt 11,28.30). Se distanció de los grupos del judaísmo que proponían respuestas violentas y exclusión de los extranjeros; enseñó el amor a los enemigos (Mt 5,43) como imperativo para sus seguidores.
                A partir de estas afirmaciones podemos deducir que la imagen de la masculinidad que proyectó fue contrastante e inquietante para sus contemporáneos. Jesús salió deliberadamente de su espacio masculino tradicional, como parte de su comunicación de la Buena Nueva. Como maestro espiritual, el hombre de Nazaret hizo suyo un comportamiento masculino novedoso que promovió la inclusión, la equidad de género y la liberación del rígido modelo patriarcal.
                   La aplicación práctica de los principios del modelo de masculinidad de Jesús, ha permitido que grupos cristianos de varones hayana descubierto en su propia conducta cuán profundamente arraigado está el modelo dominante de masculinidad latinoamericana que favorece a los hombres y posterga a las mujeres. La tarea de reconstrucción de la masculinidad va de la mano con las transformaciones familiares, sociales y políticas que propone el feminismo y que asegurarán la equidad de género en el futuro. 
_______________________________________________________
Hugo Cáceres Guinet, religioso de la Congregación de Hermanos Cristianos, después de obtener su licenciatura en Sagradas Escrituras en el Instituto Bíblico de Roma y Jerusalén, fue profesor de Evangelios Sinópticos durante más de una década en el Instituto de Estudios Teológicos Juan XXIII (Lima) y en la Conferencia de Religiosos de Perú. Colabora asiduamente en revistas bíblicas, cursos y retiros para promover una espiritualidad que acoja las inquietudes contemporáneas

domingo, 6 de enero de 2019

A la Virgen de la Epifanía

de Pedro Casaldáliga
 

Del Oriente, del Mar, del Mediodía,
¡todas las gentes hoy ganamos puerto
—caravanas de Dios por el desierto,
de su querencia—, en esta Epifanía

del Verbo consagrado en Ti, María,
y en Sacramento de humildad cubierto!
Doblada el alma y el tesoro abierto,
ganamos hoy, por fin, la teofanía

del Sinaí velado en mansedumbre
y al aire de tus brisas apagado:
el rostro del Señor, sobre tu cumbre:

la Nueva Ley, grabada en la sencilla
Presencia de un infante recostado
sobre este Sinaí de tu rodilla.

martes, 1 de enero de 2019

Amanecer!!

Poema de Pedro Casaldáliga... 
para arrancar el año con esta actitud...

El lago y yo amanecemos llenos
de Dios, de Dios, de Dios...


—Tú me das el vigor de ese toro muchacho
tallado al sol naciente
junto al cactus asceta.


Las cigarras ensayan, pertinaces,
la alegría monótona del Tiempo.


Penachos de maíz, niños del todo,
saludan los caminos de los hombres.


La golondrina, sola,
haciéndome verano,
pulsa el hilo sonoro de distancias.



'Dejadme hacer acopio de ternura:
¡tengo la vida, entera, entre las manos!

domingo, 30 de diciembre de 2018

Familia, espejo de la Trinidad

  por el P. José Luis Martínez es sacerdote marianista.

ODA A LA SAGRADA FAMILIA

Jesús, en cuanto hombre,
nació de mujer en familia humana,
y ya, con ese nombre,
entra de buena gana
en la historia de humana carabana.

La familia es proyecto,
un proyecto, sí, de amor y de vida
que exige un arquitecto
que le dé su medida,
porque es templo en el que Dios anida.

No hay modelo acabado
que fige la familia y la defina;
un amor entregado
que al servicio encamina,
es quién la define, no una doctrina.

Si lo es de verdad,
la familia es lugar teológico,
sacramentalidad,
signo antropológico
del Reino de Dios escatológico.

Que es santa la familia,
y es sacramento del Dios encarnado;
en ella se concilia
y se enlaza hermanado
lo que siendo carnal se hizo sagrado.

Y es Nazaret la escuela
de la familia en amor integrada,
en ella se revela
la caridad colmada
y en servicios de amor manifestada.
 
 

martes, 25 de diciembre de 2018

Aleluia! aleluia! aleluia!
Todos os Povos da Terra,
da Terra-sem-males,
louvem ao Pai!

O Evangelho é a Palavra
de todas as Culturas.
Palavra de Deus na Língua dos Homens!

O Evangelho é a chegada
de todos os caminhos.
Presença de Deus na marcha dos Homens!

O Evangelho é o destino
de toda a História.
História de Deus na História dos Homens!

Aleluia...
 

Versión de Dios

por Pedro Casaldáliga

En la oquedad de nuestro barro breve
el mar sin nombre de Su luz no cabe.
Ninguna lengua a Su Verdad se atreve.
Nadie lo ha visto a Dios. Nadie lo sabe.


Mayor que todo dios, nuestra sed busca,
se hace menor que el libro y la utopía,
y, cuando el Templo en su esplendor Lo ofusca,
rompe, infantil, del vientre de María.


El Unigénito venido a menos
traspone la distancia en un vagido;
calla la Gloria y el Amor explana;


Sus manos y Sus pies de tierra llenos,
rostro de carne y sol del Escondido,
¡versión de Dios en pequeñez humana!

lunes, 24 de diciembre de 2018

por Pedro Casaldáliga:
 
La olvidada campana de la estrella
toca la hora del Amor, y el viento
dispersa en las tinieblas el lamento
de los cautivos y la Paz lo sella.

Porque eres Madre, siendo aún Doncella,

y el río de tu leche es ya sustento;
porque duerme el Señor bajo tu aliento,
heno de tu campiña en la gamella:

En la Noche del Tiempo renacido,
incapaz de decir tu dulce nombre
la Palabra del Padre hecha vagido;

capullo de las fajas y del sueño,
tembloroso y mortal capullo de hombre
¡nuestro hermano mayor y el más pequeño!

miércoles, 19 de diciembre de 2018

La masculinidad de Jesús - 2° parte

Por Hugo Cáceres Guinet (Lima, Perú)

"1. En su encuentro con mujeres, rompió códigos de género.
En el cerrado mundo masculino de los maestros judíos, se dejó interpelar por la mujer sirofenicia (Mac 7,28), discutió de teología con la samaritana (Jn 4,7-26), tuvo discípulas (Lc 8,2-3; 10,38-42), defendió el derecho de las mujeres a participar en reuniones masculinas (Mc 14,6) y afirmó el don profético femenino (Mc 14,8-9).
2. En una sociedad que consideró el matrimonio como única ubicación social aceptable, desde que Jesús inició su vida pública, se mantuvo célibe. Es probable que no contrajera matrimonio nunca. Durante su actividad de predicacción no contó con una compañera sexual. Propuso que la prioridad de formar un hogar, procrear y sostener un hogar quedaba supeditada a otras exigencias que llamó Reino
3. Resistió la imposición de la estructura familiar, incitando a discípulos varones a quebrar el patriarcalismo por medio del incumplimiento de obligaciones como el entierro a los padres (Mt 8,21-22 y Lc, 9,59-60 ofenden el cuarto mandamiento), la discontinuidad del oficio paterno (Mc 1,19-20) para compartir un lugar propio (Mt 8,19), y la aceptación de mujeres fuera del contexto familiar (Lc 8,2-3)

4.  Enseñó a sus discípulos que encontrarían oposición en sus propias familias (Mc 13,12; 10, 30; Mt 10, 34-36), que la fidelidad a Dios era superior a la lealtad a sus hogares patriarcales, y consideró la acentuación del conflicto familiar como una condición de discipulado (Lc 14,26-27; Mt 10,37-39).
5. Promovió, como una alternativa a la familia patriarcal, una comunidad itinerante de discípulos varones y mujeres con rasgos de desarraigados sociales, que incluía varones casados y solteros, mujeres casadas y solteras, y tal vez algunas cuya reputación hubiera sido deshonrosa para el grupo.
6. Pronunció dichos sobre la sexualidad que estaban en plena disonancia con el ambiente. Sus dichos sobre el divorcio implican mutualidad, no dominio del varón sobre la mujer; enseñó que la cercanía a los niños engrandece al varón; no aceptó el papel de padre sobre sus discípulos al desatender el pedido de Juan y Santiago de sentarse a su derecha y su izquierda (Mc 10, 35-45). Aceptó un solo Padre en el cielo, anulando toda relación patriarcal (Mt 23,9)
7. A pesar de que sus puntos de vista sobre la sexualidad fueron muy distintos de los de sus contemporáneos, no recibió ninguna acusación de inmoralidad sexual como ocurrió en materia de comida, bebida y compañía debido a su violación de códigos étnicos, sociales y religiosos.
8. Su habilidad de aproximarse a la gente en relaciones interpersonales incluyó el contacto físico (Jn 13,23), la empatía emocional (evidente en el vocabulario de los evangelistas: compadecerse, apiadarse, de Mc 1,41; 6,34; 8,2; Lc 7,13), la satisfacción o gozo en su vida interior (Lc 10,21) y el apoyo emocional dado y recibido por otros varones (Jn 21,15-18)

continúa el próximo mes